lunes, 14 de julio de 2014

Cupcakes de Vainilla Espectaculares




Revisando un poco mis recetas me dí cuenta que no tenía una receta de cupcake de vainilla. He hecho cupcakes de chocolate, de manzana, de zanahoria y hasta de maiz pero no tengo una receta de cupcakes de vainilla y me sorprendió porque la vainilla es uno de los sabores más usados en repostería porque va bien con todo y además por sí solo ya es un sabor ríquisimo.

Así que, me puse en la busqueda de una receta de cupcake de vainilla que sea perfecta, es decir, que no necesite de chispas de chocolate, ni de frutas, ni otros sabores. Que sean cupcakes sólo de vainilla y que así no necesite de nada más para ser ricos.




Quise ir sobre seguro así que recordé que hace un tiempo me había topado en el blog Cupcake Project con una receta de cupcake de vainilla que, contaba la autora, había sido probada por 50 de sus seguidores y que dos de cada tres lo habían considerado como The Ultimate Vanilla Cupcake (algo así como el cupcake de vainilla definitivo). 

Y tengo que reconocer que no se habían equivocado, este cupcake de vainilla es una verdadera delicia, es suave, esponjoso, húmedo y muy rico. Se merece ser realmente la receta de cupcake de vainilla definitivo o impresindible que todo amante de la repostería debe tener en sus archivos. 

La receta es tal cual fue hecha en el blog Cupcake Project con la diferencia que la autora usó vainas de vanilla pero como yo no las encontré usé la clásica esencia de vainilla de encontramos en cualquier parte y al menos para mi gusto no hubo problemas. Al final, decoré los cupcakes con una crema de queso al que le añadí un poco de colorante.

Así que aquí les dejo la receta, espero que la hagan y ya me cuentan... disfruten.



Ingredientes:

175 g. harina sin preparar
1 1/2 cucharaditas polvo de hornear
1/2 cucharadita bicarbonato
1/2 cucharadita sal
55 g. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
220 g. azúcar granulada
2 huevos
75 g. crema agria
60 ml. aceite
1 cucharadita esencia de vainilla
160 ml. leche evaporada

Para la Crema

125 g. queso crema 

60 g. mantequilla sin sal
320 g. tazas azúcar en polvo

Horno:

175 C.

Preparación:

En un tazón cernir la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal.

Añadir la mantequilla y batir con batidora eléctrica por 2 min. aproximadamente. Tendrá la consistencia de un arenado.

En un bol aparte, mezclar el azúcar, los huevos, la crema agria, el aceite y la esencia de vainilla sólo hasta que estén bien integrados los ingredientes.

Agregar la mezcla anterior a la mezcla de la harina con la mantequilla de a pocos y mezclar hasta que todo esté bien combinado.

Finalmente, echar la leche a la masa y batir a velocidad lenta hasta que todo esté bien combinado. La preparación quedará un poco líquida pero estará bien.

Cubrir un molde de cupcakes con pirotines y llenarlos con la masa hasta la mitad.

Hornear por aprox. 20 min. o hasta que al pincharlos con un palite este salga seco.

Sacarlos del horno y dejarlos enfriar sobre una rejilla.

Preparación de la Crema:


Batir el queso y la mantequilla hasta que la mezcla este bien suave. Añadir poco a poco el azúcar en polvo previamente cernida.

Pintar con unas gotas de colorante azul y rojo y decorar con boquilla 1M y 8B de Wilton.






martes, 8 de julio de 2014

5to. Salón del Cacao y Chocolate



El fin de semana que pasó se realizó el 5to. Salón del Cacao y Chocolate, para los que siguen a Dulce Isis en Facebook habrán visto el anuncio que puse el viernes sobre el evento y espero que algunos de uds. se haya animado a ir. El asunto es que yo estaba feliz de ir otra vez al Salón como lo hice en el 2012 ( si quieren recordarlo pueden ver aquí , aquí y aquí ) y poder ver y probar todas las novedades en mundo de chocolate que ferias como esta siempre traen. 

Sin embargo, el destino y el clima loco que estamos teniendo en Lima se encargaron de tumbarme en la cama con una tos de perro que para qué les cuento. Así que, tenía la invitación lista pero la iba a perder por no poder ir. Hasta que se me ocurrió llamar a mi buen amigo José Manuel y pasarle la invitación ya que al él también le gusta este tipo de eventos dulceros. 

Así que acá les dejo las imágenes que él y su camarita captaron del  Salon del Cacao y Chocolate de este año y a mí sólo me queda agradecerle, José Manuel te pasaste...

Hubo un concurso de Esculturas de Chocolate y hasta Gotzilla se hizo presente.








Los productos no se quedaron atrás, todos ricos como este Barra con Ganache y Aguaymanto.




Me encantaron estos diseños de empaque.

Una gran variedad de chocolates.



miércoles, 2 de julio de 2014

Muffins de Crema agria para el Té





Si son adict@s a buscar recetas en internet como yo se habrán topado con ciertos ingredientes poco comunes como sour cream (también conocido como "crema agria" en español) o buttermilk (la traducción sería "suero de mantequilla" pero casi nunca lo encuentro así). Estos dos ingredientes siempre me creaban confusión y trataba de evitar cualquier receta que los contenga, además que encontrarlos en Lima era bien difícil por no decir imposible.

Así que, para aclararme un poco las cosas encontré en internet la definición de ambas y aprendí que realmente son diferentes:

-Se conoce como sour cream, crema agria o nata agria entre otros nombres, al producto elaborado a partir de la crema de leche con un contenido en materia grasa que ronda el 18-24% a la que se incorporan bacterias del ácido láctico.


Foto

- El buttermilk se produce batiendo la crema de leche para que se rompan las membranas de grasa que contiene. Las partículas de grasa se agrupan y se separan en la parte superior del recipiente donde se prepara. Con la grasa se produce mantequilla, y el líquido sobrante es el suero de mantequilla.


Foto

Ahora sí, me queda más claro lo que son cada uno de estos productos y que la diferencia principal es que la consistencia de ambas son diferentes. La crema agria, es espesa y firme como un yogurt batido y la buttermilk es fluida como un suero. 

Entonces, era hora de hacer una receta que he estado queriendo hacer desde hace mucho. Se trata del "Queque de Crema Agria para el Té" que está en uno de los libros de la colección Uno 2 Tres Aprendiendo con  Sandra Plevisani. Además, en una de mis vueltas por mi supermercado favorito encontré  que sí tenían la crema agria, así que el destino que quería que preparara algo con esta crema si o sí.


Esta es la marca de crema agria que encontré. Disculpen que está vacía pero es que olvidé tomar la foto antes de preparar los muffins, jiji.

 Otra de las carecterísticas de este queque es que lleva una preparación llamada Streusel que es una especie de masa arenosa que en este caso lleva en la cubierta y en el relleno. Sandra hace el queque en un molde grande pero yo quise hacerlo en forma de muffins. Con esto tienen que tener cuidado para no llenar los pirotines más de 3/4 de se capacidad porque en el horno se pueden llegar a rebalsar como me pasó a mí con los primeros que hice. 




Los muffins salen muy esponjocitos y suaves gracias a la crema agria y mejoran mucho también en cuanto al sabor haciendo una buena combinación con la canela del streusel. Así que, acá les dejo la receta y ya me contarán que tal les salió. Disfruten.

Ingredientes:

Para el Streusel

60 g. azúcar rubia
35 g. harina sin preparar
3/4 cucharadita canela en polvo
1 pizca de sal

Segunda Masa

20 g. mantequilla sin sal
60 g. mantequilla sin sal a temperatura ambiente
170 g. azúcar blanca granulada
2 huevos
3/4 cucharadita esencia de vainilla
150 ml. crema agria
160 g. harina sin preparar
1 cucharadita polvo de hornear
3/4 cucharadtita bicarbonato 

Baño

30 g. azúcar en polvo
1 cucharada miel
almendras laminadas y tostadas

Horno:

Precalentado a 180° C.

Preparación:

Streusel

En un tazón poner el azúcar rubia. la harina, la canela, la sal y la mantequilla picada en cuadritos. Batir con batidora eléctrica hasta que se forme un arenado. Reservar hasta el final de la preparación.

Segunda Masa

En otro tazón cernir la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato y la sal. Resevar,

Aparte. Batir la mantequilla con el azúcar hasta blanquear.

Agregar los huevos uno a uno batiendo bien entre cada adición.

Luego, añadir la vainilla y la crema agria y seguir batiendo.

Por último añadir los ingredientes secos con la ayuda de cernidor y batir sólo un poco más hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

Armado:

Cubrir moldes de cupcakes con pirotines y en cada uno agregar una cucharada de la masa del keke.

Espolvorear con 3/4 partes del Streusel.

Luego, echar una cucharadita de masa del keke sobre el strusel y por último echar lo que quedó del streusel cubriendo todos los kekitos.

Llevar al horno por aprox. 30 a 35 min.

Dejar enfriar sobre una rejilla.

Para el baño:

Mezclar la miel con el azúcar en polvo con un tenedor. Bañar la superficie de los kekitos con este glasé y espovorear con las almendras en tajadas.






Receta adaptada de: Uno 2 Tres Aprendiendo con Sandra Plevisani

lunes, 23 de junio de 2014

Churros al Horno





Uno de los mejores recuerdos que tengo de finales de década de los 90's es que prácticamente no había fin de semana por las tardes que mi papá no nos llevara a comer afuera. En esas salidas siempre íbamos en busqueda de pequeños lugares donde comer un rico sánguche o (lo que me gustaba más a mí ) un rico postre.

De los sánguche y cosas saladas no recuerdo mucho, y es que no tuvimos mucha suerte con ellos. Recuerdo que una vez comimos uno tan feo que creo que ni siquiera lo terminamos, es que a veces pediamos para llevar y nos dábamos el chasco en la casa y ya no podíamos reclamar.

En cambio, con los postres sí que nos sentíamos recompensados.  Y probábamos de todo, torta de chocolate, pie de manzana ( la favorita de mi mamá), picarones (favorita de mi papá) torta selva negra (mi favorita), todo tipo de mazamorras y postres de cuchara como el flan o la leche asada (mi favorita). Casi siempre cambiábamos de restaurante al que íbamos porque nos gustaba variar.




Sin embargo, hay un dulce que se llevaba las palmas, mías y de mi papá (es que a mi hermano y a mi mamá les parecía demasiado porque ellos no son tan dulceros) y eran los churros. Esa masa crocantita y azucarada por fuera y cremosa y empalagosa por dentro. Sí que era nuestro vicio e incluso hubo un tiempo en que domingo tras domingo sólo nos sentiamos satisfechos sí íbamos por nuestro churro acostumbrado a la conocida cafetería Manolo. Tal sería nuestro vicio que hasta nuestro perro Tiwi sucumbía en las delicias del churro para terror de su veterinario.

Pero el tiempo pasa, ahora nuestra dieta es mucho más light y es muy raro es que comamos fuera. Así que hace unos días, buscando una receta que hacer para el día del padre, pensé en los churros que tanto nos gustaba a mi y a mi papá y me encontré esta receta en la que los churros se hornean en vez ser fritos en abundante aceite y me dispuse a hacerlas.

La masa para hacerlas es la pasta choux de la que les hablé en el post de las Masas de Doble Cocción o Escaldadas. Los churros suelen rellenarse con crema pastelera o cualquier otra crema dulce pero yo decidí dejarlas así y que cada quién las comiera untándolas con la cantidad de manjarblanco que quisieran.

Así que aquí les dejo la receta, ojalá la hagan y la disfruten...

Ingredientes:

125 g. harina sin preparar
250 ml. agua
2 cucharadas de azúcar rubia
1/2 cucharadita de sal
65 g. mantequilla
2 huevos
1 cucharadita esencia de vainilla
90 g. azúcar blanca

Horno:

200° C.

Preparación:

En un tazón cernir la harina. Reservar.

En una olla con fondo grueso mezclar el agua, el azúcar rubia, y la sal.

Añadir la mantequilla y llevar a fuego medio hasta que la mantequilla se derrita la mezcla empiece a hervir.

En el momento que empieza a hervir añadir de golpe toda la harina y mezclar vigorosamente con un cucharón de palo hasta que la masa se desprenda de la olla y forme una masa compacta.

Sacar la preparación del fuego y echarla a un tazón aparte.

Batir con batidora eléctrica hasta que la masa se haya enfriado un poco.

Añadir los huevos uno a uno batiendo bien luego de cada adición.

Por último añadir la vainilla.

Batir hasta que la masa tenga una textura como de puré de papas.

Llenar una manga de repostería con la preparación y usando la boquilla 1M de Wilton hacer los churros sobre una lata de hornear cubierta de papel manteca.

Se pueden hacer los churros clásicos alargados o también en forma de rosquitas como hice yo.

Hornear por 20 min. aprox.





Receta adaptada de: Sprinkle Bakers

lunes, 16 de junio de 2014

ABC de Pastelería y Repostería - Masas de Doble Cocción o Escaldadas

Los memoriosos recordarán que hace un tiempo empecé con una serie de posts que explicaban lo más sencillamente posible un poco de teoría sobre los diversos tipos de masa que existen en la repostería. Las publiqué bajo el título de ABC de Pastelería y Repostería y en ella les hablaba de las seis principales clases de masas que hay pero fué pasando el tiempo y no terminé de escribir sobre cada una de ellas y dejé un par de masas sin su respectivo post. 

Pero la espera acabó y hoy les traigo un post precisamente sobre una de las masas que me faltaron. Esta vez le toca el turno a las de doble cocción o escaldadas las mismas que se usan para hacer delicias como los profiteroles y churros.

Antes de ir con el tema les dejo los enlaces a los anteriores posts de este especial por si algunos de uds. se los perdió y quieren ponerse al día.  

Masas Básicas de Repostería
Masas Batidas
Masas Quebradas
Masas Levadas
Masas Hojaldradas


Ahora sí, aquí les va las masas de Doble Cocción o Escaldadas.






Las Masas de Doble Cocción o Escacaldadas (conocidas también como pasta choux o masa bomba) se caracterizan, como su nombre lo dice, por llevar una cocción primero sobre fuego y luego en el horno, con el fin de evaporar la humedad de sus ingredientes. 

Durante la primera parte de la elaboración se busca desecar sobre el fuego (esto se hace comúnmente en una olla) la mezcla formada por agua, grasa y harina como ingredientes básicos (la sal y el azúcar como productos opcionales) con la intensión de suprimir parte del agua y transformar el almidón de la harina en un engrudo espeso.


Foto: Food and Wine



A continuación, se rehidrata la masa con la incorporación de huevos, con la intensión de conseguir una masa con cierta consistencia para poder ser utilizada con la manga pastelera que nos ayudará a hacer diversas formas com la masa.


Foto: Food and Wine


Durante la segunda cocción, y gracias al calor del horno, el agua que todavía queda en la masa se convertirá en vapor de agua. Los huevos mezclados en la masa empiezan a coagular formando una capa exterior impermeable que asume la función de retener el vapor de agua.

El vapor busca una salida hacia exterior de la masa, provocando así el hinchamiento de la misma, que continúa coagulando y solidificándose durante la cocción.


Foto: Jessica Gavin 


Usos


Teniendo esta masa de doble cocción o pasta Choux se pueden preparar infinidad de postres clásicos  así como también bocaditos salados. Entre los principales se se encuentran los siguientes:

Profiteroles 

Foto: La Marina Lounge

Éclairs

Foto: Gluten Free Canteen




Torta Saint Honoré

Foto: Dulciuri fel de fel 


...y también se pueden hacer infinidad de recetas saladas simplemente agregándole algún relleno apropiado como paté, queso crema o lo que la imaginación nos mande.


Foto: Tasty Trix


Fuente: Elaboraciones básicas para la Pastelería Repostería

martes, 10 de junio de 2014

Kekitos de Camote (boniato, batata, sweet potato) y yogurt




Uno de los ingredientes que más tenemos en casa desde siempre es el camote. Mi mamá siempre lo ha preparado cocido y poniéndolo de complemento en distintos platos tradicionales como, el ají de gallina, escabeche, pollo al horno y el cebiche.

Para quién no lo conoce el camote es una hortaliza de tierra muy parecida a la papa pero con un saborcito dulce y muy rico (de ahí que le digan en inglés sweet potato). En Peru contamos con cerca de 5 mil variedades de camote y se diferencian por el color, siendo los más populares el camote morado y el amarillo (que más bien tiene un color anaranjado). Por otro lado, el camote no tiene grasas y aporta energia y otros nutrientes ( pueden ver más de sus beneficios aquí).

Foto

El camote fue domesticado hace miles de años y desde siempre ha sido alimento indispensable primero en la costa de sudamerica y luego llegó a los andes y la selva. Tanto ha viajado este alimento que los historiadores cuentan que llegó a Asia y La Polinesia mucho antes de la llegada de Colón a América aunque no están de acuerdo si fueron los polinesios quienes llegaron hasta aquí y se la llevaron o si fueron los incas quienes hicieron el peligroso viaje hacia la polinesia llevando el rico e inquieto alimento.

Lo importante es que el camote es otro de los alimentos de los cuales estamos orgullosos los peruanos y que ahora, como la gatronomía peruana esta "de moda", se está haciendo más conocido alrededor del mundo.

Y ahora me dejo de tanto palabreo y aquí les presento la receta de estos ricos kekitos de camote que yo he horneado en moldecitos largos pero que pueden hacerse en moldes redondos de muffins o también se puede duplicar la receta y hacer en un molde grande. Disfruten...

Ingredientes:

150 g. de puré de camotes amarillos
80 g. harina sin preparar
20 g. maicena
1/2  cucharadita sal
1/2 cucharadita bicarbonato
1/4 cucharadita canela en polvo
1/4 cucharadita jengibre en polvo
75 g. azúcar rubia
2 huevos
50 ml. yogurt natural
50 ml. aceite
Almendras en laminas y chocolate blanco para decorar

Horno:

Precalentado a 180° C.

Preparación:

Para el puré de camotes: poner en una ollita dos camotes medianos y cocinarlos hasta que estén suaves. Escurrirlos y aplastarlos con un tenedor hasta hacer un puré. Dejarlos enfriar.

Aparte, cernir en un tazón la harina, la maicena, la sal, el bicarbonato, la canela y el jengibre. Reservar.

En otro tazón poner el puré de camotes y mezclarlo con el azúcar con un batidor de varillas, no es necesario un batidor eléctrico. Agregar los huevos, el yogurt y el aceite y mezclar hasta que quede una masa uniforme.

Luego, cernir encima los ingredientes secos previamente cernidos y mezclar todo bien hasta que no queden grumos.

Verter en moldes rectangulares de 8 cm. 12.5 cm. forrados con papel manteca o en pirotines de cupcakes.

Llevar al horno por aprox. 30 min. o hasta que al pincharlos con un palito este salga seco.

Cuando estén fríos corarlos con chocolate blanco y almendras.








Receta adaptada de : Cannelle et Vanille
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...