martes, 14 de agosto de 2012

Champús para el frío







Aprovechando este frío que está haciendo en Lima y que hace que me den ganas de quedarme todo el día acurrucada en mi cama, hoy preparé un rico champús. El champus es un dulce que se prepara en Lima desde los días de la colonia y que consiste en un especie de mazamorra de maiz al que se le agregan frutas como piña, membrillo, guanábana, etc.

Según el libro Lima Antigua  (1890) todos los días fríos de invierno salía la champucera con su olla y su cuchara de palo a las 7 en punto de la noche acompañada de un chicuelo que entonaba este pregón:

"Champúz caliente,
Vamos con el café limeño muchacha;
El que se come medio, se come un real,
Para el colegial:
Venid, venid, que ya está:
El cuartillo por delante
Y la tasa por detrás"

Al final del día el pregonero quedaba bien pagado con medio real y una taza de champús humeante.

Pero como ya no estamos en esos tiempos no tenemos que esperar a las siete de la noche para comer este ríquísimo postre que revitaliza y ahuyenta el frío y que se puede comer en dos formas: como postre bien espesito o si le agregamos un poco más de agua tendremos una bebida calientita para tomas con pan o una galleta.


INGREDIENTES

100 g. maiz seco (mote pelado)
300 g. piña
1 raja de canela
200 g. pulpa de guanábana
1 membrillo cortado en cubos pequeños
130 g. azúcar granulada
75 g. harina de maiz
1 1/2 cucharadas de pisco (opcional)



PREPARACIÓN

Remojar el maiz seco 6 horas antes de utilizarlo. Cambiar el agua 1 vez.

Sacar la punta dura de los granos de maiz.

Levarlo a hervir a fuego lento en agua que la cubre hasta que reviente (aprox 2horas) Dejarlo enfriar y colarlo. Reservar el agua.

Llevar la piña a hervir en 1 taza y media de agua. Reservar.

En otra olla, junte el maiz seco cocido con 1 taza del agua donde se cocinó y una taza del agua de piña.

Incorporar la piña, la pulpa de guanábana, el membrillo y el azúcar. Cocinar sin dejar de remover.

Cuando las frutas estén cocidas, agregar la harina de maiz disuelta en media taza de agua de piña fría.

Remover hasta que se forme una mazamorra ligeramente espesa.

Añadir el pisco (opcional), dejar dar un último hervor y retirar del fuego.

















6 comentarios :

  1. Me encantan esas hostorias de los pregoneros, sobre todo sus rimas, simplemente me imagino la época en la que salían a las calles, todos ellos ofreciendo sus productos.
    Nunca he hecho champús, pero siempre me provoca, como bien dices, más aún cuando estamos acurrucados en la cama por el frío.

    ResponderEliminar
  2. Mi vida en un dulce, si y lo bueno es que el champus te hace salir de la cama poque se puede tomar como desayuno y nos da energia para comenzar el día.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. Hola, acabo de descubrir tu pagina y me parece genial!!!!! y de hecho este fin de semana hare una de tus recetas espero que me salga rica

    ResponderEliminar
  4. hola Yamile acabo de ver tu blog y me encanta, quisiera preparar el champu pero no se a que harina de maiz te refieres ya que fui al mercado y me enseñaron una harina de maiz blanco y una harina de maiz amarilla cual es la harina de la receta. gracias.

    ResponderEliminar
  5. hola Yamile acabo de ver tu blog y me encanta, quisiera preparar el champu pero no se a que harina de maiz te refieres ya que fui al mercado y me enseñaron una harina de maiz blanco y una harina de maiz amarilla cual es la harina de la receta. gracias.

    ResponderEliminar
  6. Hola Elena, la harina de maiz que yo usé era de color amarilla y es un poco más gruesita, la harina blanca que te mostraron debe ser la fécula de maiz o maicena que sí es blanca pero más fina. Gracias por visitarme

    ResponderEliminar

Tienes algún comentario, duda o sugerencia sobre este post? Anímate y déjamelo aquí. Ya sabes que me emociona mucho leerlos y poder así intercambiar ideas y opiniones con uds.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...